Inicio / Nutrición / Lactoalbúmina

Lactoalbúmina

Introducción

Los alimentos que contienen proteínas pueden ser completas o incompletas, dependiendo del número de aminoácidos en su cadena de proteínas. Una proteína completa, es una proteína cuya cadena contiene todos los aminoácidos disponibles. La proteína de suero es un ejemplo de una proteína completa.

La lactoalbúmina, técnicamente llamada alfa-lactoalbúmina, es un componente importante de esta proteína. El suero es una proteína de la leche formada por 8 componentes de las proteínas individuales. Según el instituto de la proteína de suero, la alfa-lactoalbúmina es la proteína principal en la leche materna y la segunda proteína más abundante en la leche de vaca.

Especialmente los culturistas, usan la proteína de suero de leche para un mejor rendimiento. La proteína de suero, cuando se utiliza en combinación con el ejercicio, puede provocar un aumento de peso de masa muscular y una pérdida de grasa corporal.

Alfa-lactoalbúmina

La alfa-lactoalbímina es una de las principales proteínas del suero de la leche. Esta proteína es necesaria pata ayudar al cuerpo a digerir la lactosa. También es una portadora de calcio y una luchadora potencial del cáncer.

Caracterísicas

Las prestaciones de la alfa-lactoalbúmina, triptófano y cisteína, dos aminoácidos esenciales. El triptófano es necesario para la síntesis de seretonina del cerebro, importante en la regulación del estado de ánimo y el control del estrés. La cisteína es necesaria para la síntesis de glutatión, importante en el mantenimiento y la reparación celular. Además, la alfa-lactoalbúmina también dispone de aminoácidos de cadena ramificada (BCAA), importante para el desarrollo del tejido muscular. De los tres BCAA, isoleucina, valina y leucina, la leucina tiene el mayor efecto en la construcción de tejido muscular.

Sobre Fco. Javier

Apasionado del deporte, del estilo de vida saludable y de mi trabajo. Responsable dpto Web HSNstore.

Te puede interesar

488f2012e68608d0728f856d0313dd4c

La tumba metabólica. Parte II

Hace cerca de casi un año, escribí un artículo donde desmentía la teoría de tumba ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>